martes, 9 de diciembre de 2008

Comienzos de las Cs. Paleontológica en Argentina

Breve introducción. Reseña histórica de la evolución de la Ciencia Paleontologica en la República Argentina desde 1772 a 1910.

Los primeros datos sobre la existencia de fósiles sudamericanos parecen ser las referencias halladas en las obras de Antonio de Ulloa en 1772, Juan Ignacio Molina en 1787 y Luis de la Cruz en 1806. En 1787 se descubren los primeros restos de Megatherium en las barrancas del Rió Lujan en la Provincia de Buenos Aires, pero en realidad, corresponde a Federico Enrique Alejandro Barón de Humboldt (1769-1859) el merito de haber iniciado la Paleontología sudamericana con las colecciones efectuadas durante su viaje de cinco años de duración. Humboldt realizo un viaje con Alcides Dessalines d´Orbigny (1802-1857) durante los años 1826 a 1833, a través de Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia y Perú, cuyos resultados fueron publicados en "Voyage dans lÁmerique Meridionale" en 1834 a 1847, obra compuesta de nueve volúmenes, uno de los cuales esta dedicado a la Paleontología. El 27 de diciembre de 1831 partió de Plymouth (Inglaterra), rumbo a América del sur, el navío de H. M. S. Beagle dirigido por Carlos Roberto Darwin (1809 1882), joven naturalista que habría de revolucionar el mundo científico con las conclusiones obtenidas de este viaje. El barco hizo escalas en Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Perú y algunas islas del atlántico del pacifico sur. En la Argentina, Darwin recorrió la costa atlántica hasta la lejana isla de Tierra del Fuego, dejando muchas notas de lo impresionante e imponente que es el sector patagónico. Sus observaciones geológicas y paleontológicas, conjuntamente con las de d´Orbigny, constituyen el fundamento de la geología y paleontología de esta parte meridional de América. Durante los años siguientes a su regreso Darwin publico varios volúmenes relacionados con los resultados de sus viajes, entre ellos podemos mencionar "Viajes de un naturalista alrededor del mundo" en 1839 y "Geological observations on the Volcanic islands and parts of South America visited during thr Voyage of H. M. S. Beagle en 1844, con descripción de los invertebrados terciarios por G. B. Sowerby y los del mesozoicos por E. Forbes; los mamíferos coleccionados durante el viaje fueron objeto de un trabajo por Ricardo Owen en 1840. El viaje de Darwin resulto de extraordinaria importancia por la biología en general, ya que le proporciono los materiales básicos para la elaboración de su teoría de la evolución, expuesta en "El origen de las especies por medio de la selección natural o la conservación de las razas favorecidas en la lucha por la existencia en el año 1859, obra que promovió el rápido desarrollo de los conocimientos biológicos y una renovación de interés por los estudios paleontológicos. La geología y paleontología Argentina tuvieron entre sus iniciadores a Carlos German Conrado Burmeister (1807-1892) de origen alemán, quien, después de realizar varios viajes a América del sur, se radico en Buenos Aires, y en 1862 fue designado Director del Museo de Historia Natural, fundado en 1812 por Bernardino Rivadavia, cuya institución en la actualidad es conocida como Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia" e Instituto Nacional de Investigación de las Ciencias Naturales de Buenos Aires. En 1868, Burmeister sugirió al presidente Domingo Faustino Sarmiento la creación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y, al año siguiente, fue autorizado para gestionar la venida de varios profesores extranjeros que debían actuar en la Universidad de Córdoba. Las gestiones de Burmeister dieron por resultado que, en 1871, arribara al país el Dr. A. Stelzner, quien permaneció escasamente tres años en la Argentina, pero cuya labor fue extraordinariamente eficaz. Stelzner efectuó dos viajes por el noroeste y oeste del territorio, descubrió en 1873 el jurasico fosilífero del Paso del Espinacito en la Provincia de San Juan, si bien la existencia de fósiles liásicos en esa provincia era conocida desde 1869 por referencias de Strobel, y realizo numerosas observaciones y colecciones sobre cuya base publico su Beiträge zur geologie und palaeontologie der Argentinischen Republik en 1885, mientras los fósiles recogidos por el fueron descriptos por I. E. Kayser en 1876, los paleozoicos; C. Gottsche en 1878, los jurasicos; y H. B. Geinitz en 1876, las plantas triasicas. La paleontología sudamericana recibió un gran aporte a traves de los viajes efectuados por Gustavo Steinmann (1856-1929) entre los años 1882 y 1908, a trabes de Chile, Bolivia, Perú y Argentina, los que dieron lugar a los BeitrÄge zur Geologie und Paleoontologie von sudamerika en 1893 a 1925, donde también colaboraron otros especialistas y que constituyen una valiosa fuente de informaciones geológicas y paleontológicas. Al final del siglo XIX se efectuaron dos expediciones importantes a las regiones de Patagonia y Tierra del Fuego. La primera de ellas fue la del explorador sueco Oton Gustavo Nordenskjöld, quien, desde 1895 a 1897, visito la región del estrecho de Magallanes y la de Princeton, la que, entre 1896 - 1899, envió a Patagonia a J. B. Hatcher para que efectuara observaciones geológicas y paleontológicas en toda la esa inmensa región. El material recolectado por este fue descrito por T.W Stanton (invertebrados mesozoicos), A. E. Ortmann (invertebrados terciarios), W. J. Sinclair (mamíferos) y otros. Particular importancia para el conocimiento de la región comprendida entre el Lago Argentino y el Seno de la Ultima esperanza, tuvo el viaje efectuado por el profesor Rodolfo Hauthal a esa región en los años 1898 - 1900, donde recorrió un abundante material paleontológico que fue estudiado por Paulcke en 1905 sobre cefalópodos y Wilckens en 1907 sobre diferentes moluscos. El el mismo sitio a fines del siglo XIX se hallo en diferentes cuevas de la zona, restos fósiles del genero Mylodon , un gigantesco mamífero extinto, donde se recupero material óseo quemado, piel, huesos con tejidos y excrementos. Una expedición sueca, esta vez dirigida por bajo la dirección del doctor C. Skottsberg, acompañado por el paleontólogo T. G Halle y el geólogo P. D. Quensel, en los años 1907 - 1909 recorrió la parte sur de Patagonia y Tierra del Fuego. Para finalizar esta breve introducción de los pioneros de la paleontología Argentina, mencionaremos a Florentino Ameghino (1854-1911) por la trascendencia de sus investigaciones sobre la geología y paleontología de Argentina. La obra de Ameghino la cual esta mas detallada abajo, es verdaderamente monumental, no solo por su amplitud sino también por su aporte al conocimiento de las faunas de mamíferos terciarios y cuaternarios, lo cual es reconocida mundialmente. La generalidad de este sabio Argentino esta demostrada por el hecho de que, a pesar del tiempo concurrido y de los progresos realizados, gran parte de su obra sigue teniendo plena vigencia y constituye el fundamento de la estratigrafía de la región austral del país. Entre los numerosos trabajos de Ameghino (mas de 20 mil paginas) se destacan por su relación con las faunas terciarias de mamíferos: "Contribución al conocimiento de mamíferos fósiles de la Republica Argentina" en 1889 y "L´Age des formations sedimentaires de Patagonie" en 1900.

Fuente: http://www.grupopaleo.com.ar

En la fotografía aparecen junto a las barrancas de la costa Miramarense C. Ameghino, L. Parodi, J. M. Dupuy , E. Boman, R. Lehmann-Nitsche, H. von Ihening, E. S. Zeballos y R. Senet, entre otros. En los polémicos hallazgos de humanos terciarios en la región pampeana Argentina. (Año 1924). Fotografía gentileza del Museo Municipal Ciencias Naturales "Punta Hermengo" de Miramar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...