martes, 23 de junio de 2009

Valle de la Luna / Ischigualasto



IMPORTANCIA PALEONTOLÓGICA DE ISCHIGUALASTO

El Parque Ischigualasto, considerado por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad, es uno de los lugares con rocas de edad triásica más completas del hemisferio sur y, tal vez, del mundo. Desde 1943, cuando se publicó el hallazgo de los primeros restos fósiles, en manos del doctor Joaquín Frenguelli, la región ha brindado abundante información sobre la fauna y la flora que habitaban nuestro planeta hace 200 millones de años y más también.

IMPORTANTE DESCUBRIMIENTO EN ISCHIGUALASTO-TALAMPAYA, EN SAN JUAN Y LA RIOJA

Un hallazgo de fósiles en la Argentina puede cambiar la historia de los dinosaurios
Son restos de cuatro especies de animales. Vivieron hace unos 205 millones de años. Hasta ahora se creía que para esa época estaban totalmente extinguidos.
En Ischigualasto se ha preservado una abundante fauna fósil del Triásico Medio y del Triásico Superior.

El hallazgo de cuatro fósiles de vertebrados en el Parque Ischigualasto-Talampaya, en el límite entre San Juan y La Rioja, y en manos de un equipo conducido por un paleontólogo argentino, promete revolucionar la información que, hasta el momento, se manejaba sobre la evolución de la fauna hacia fines del período Triásico, hace más de 200 millones de años.
Todo indicaba, h
asta ahora, que hacia el final del Triásico había habido una etapa de extinción generalizada que condujo al reinado de los dinosaurios durante el período siguiente, el Jurásico.
Pero las nueva
s piezas encontradas en Ischigualasto-Talampaya contradicen esta tesis y revelan una historia totalmente distinta: que sean restos de vertebrados que se suponían inexistentes (o extinguidos) hace unos 205 millones de años demuestra que, por aquel entonces, la fauna en esa región fue mucho más diversa de lo que se creía y que la extinción fue menos masiva de lo que los paleontólogos creían hasta ahora.
Es más, los cient
íficos hasta se animan a hablar de una cierta "continuidad" entre los animales y especies que pisaron esa porción de la Tierra en los períodos Triásico y Jurásico, una tesis absolutamente revolucionaria que cuestiona algunas de las certezas que defienden desde hace décadas paleontólogos e historiadores.
El hallazgo, que
estuvo en manos del argentino Oscar Alcober (director del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan) y un grupo de voluntarios del Instituto Earthwatch.
Los restos fó
siles fueron hallados en una capa sedimentaria en la zona de Los Colorados, en Talampaya y corresponden a un dinosaurio prosaurópodo, dos ancestros del cocodrilo y un cinodonte, un reptil del tamaño de un ratón que dio origen a los mamíferos.
"Este descubrim
iento permite hacernos una idea sobre la diversidad de la fauna terrestre hacia fines del período Triásico. Estamos documentando con gran precisión qué pasó en esa época, y todo indica que la extinción que se produjo durante la transición del Triásico al Jurásico no fue tan catastrófica en el Sur (en el prehistórico supercontinente llamado Pangea) como lo fue en el hemisferio norte", comentó Alcober ayer.
El dinosaurio q
ue, de la mano de Alcober, trae noticias hasta nuestros días era un herbívoro de cuello largo y patasmacizas, que medía unos cuatro metros de largo. Estos rasgos son los típicos del prosaurópodo, pero lo novedoso (y lo que vuelve únicos a los restos hallados) es que este animal tenía un cráneo reducido, una de las "marcas personales" que distinguían a los saurópodos del Jurásico y Cretácico.
"Esta especie revela
la increíble diversificación de prosaurópodos que existió hacia el final del período Triásico", explicó Alcober. "El clima en la zona era de una estacionalidad muy marcada, en la que se alternaban los períodos de sequía y de intensa humedad, muy parecido a lo que ocurre hoy en el centro de Africa".

LOS SINÁPSIDOS


Los Cinodontes


Los cinodontes son un grupo de reptiles mamiferoides cercanamente emparentados al origen de los mamíferos, y uno de los principales componentes de la paleofauna de Ischigualasto. Los cambios evolutivos encaminados al estadío mamífero, se reflejan en este tipo de animales en carácteres del cráneo especialmente. Se caracterizaban por poseer una dentición diferenciada con dientes incisivos, caninos y molares. Además desarrollaron un extenso paladar secundario, el que les permitía masticar mientras respiraban, condición básica para mantener un alto metabolismo. La mandíbula estaba formada casi exclusivamente por el hueso dentario, ya que los huesos posteriores que articulan con el cráneo se habían reducido de tamaño. En los mamíferos estos huesos han cambiado su función articular, a una función auditiva, constituyendo los huesos del oído medio.
Los cinodontes que se han hallado en Ischigualasto incluyen formas herbívoras y carnívoras, y tamaños que varían desde el de un ratón al de un jabalí grande.



Cinodonte ( espécimen )


Probelesodon sanjuanensis

Probaignognatus : es el cinodonte mas pequeño encontrado en Ischigualasto. Su cráneo, única pieza encontrada, mide sólo dos centímetros. Fue descubierto en 1988 y se pensó en un primer momento que podría tratarse de un primitivo mamífero. Este cráneo fue utilizado como soporte para proponer la neotenia como posible origen de los mamíferos. Esta teoría sostiene que el estadía mamífero se podría haber adquirido como persistencia de caracteres juveniles en los adultos.


Cráneo de Probainognatus


cf. Chinicuodon theotonicus : es un cinodonte carnívoro de mediano tamaño conocido sólo por fragmentos de cráneos y mandíbulas. El largo total del cráneo alcanzaba unos 25cm, o sea es el más grande de todos los cinodontes carnívoros de Ischigualasto. Se caracterizaba por sus incisivos y caninos cortos y cónicos, y por su robusta mandíbula, con grandes procesos coronoides que atestiguan una poderosa musculatura de masticación.


Chiniquodón y detalle de la mandíbula

Cráneo de Chiniquodón


Exaeretodon frenguellii es un cinodonte de gran talla y uno de los componentes más comunes de la paleofauna de Ischigualasto. Era de hábitos herbívoros, aunque su dentición y configuración cranel no descartan la posibilidad de que haya sido omnívoro. Medían hasta 1,50 metros y se caracterizaban por su cabeza desproporcionadamente grande y robusta comparada con el cuerpo. Se han colectado numerosos ejemplares de distintas áreas, asignables a individuos de distintas edades y posiblemente distinto sexo. Exaeretodon está considerado como uno de los más avanzados cinodontes y su grado de parentesco con los mamíferos es bastante controvertido.


Ischignathus sudamericanus es muy parecido a Exaeretodon, pero de mayor tamaño. Se conoce sólo por un cráneo con mandíbula descubierto e
n la década del 60. Lo caracteriza su dentición y algunos otros rasgos craneales, pero no se descarta la posibilidad de que se trate de un ejemplar de Exaeretodon adulto viejo.

Dicinodontes: Los dicinodontes son otro grupo de sinápsidos, relacio
nados con el origen de los mamíferos, aunque más lejanamente emparentados que los cinodontes. Los integrantes de este grupo son todos herbívoros, con formas medianas y grandes. Entre las características más importantes que distinguen a los dicinodontes se destaca la pérdida total de los dientes, a excepción del canino, reemplazados en la masticación por una especie de pico córneo cortante. Otra característica es la presencia de una abertura en la frente, llamado forámen pineal o tercer ojo, que cumplía funciones sensitivas. La construcción del esqueleto era masiva, de huesos cortos y robustos.

Ischigualastia jenseni es el dicinodonte más grande conocido, llegando a tener el tamaño de un búfalo africano. Lo caracterizaba la rob
ustez de los miembros anteriores, y su largo y alto cráneo. Las mandíbulas estaban totalmente desprovistas de dientes, siendo reemplazados por una especie de pico que pudo estar cubierto por un material parecido al que cubre los picos de las tortugas y las aves actuales. Este gran herbívoro debió ser un importante componente de la paleofauna de Ischigualasto, aunque el hallazgo de ejemplares medianamente completos es muy raro.




ALGUNOS ANCESTROS DE LOS ARCOSAURIOS

Estos pre-arcosaurios, o conocidos científicamente como Arcosauriformes, son los antecesores inmediatos de los arcosaurios. Este grupo aparece por primera vez sobre la tierra en el Triásico Inferior y sobreviven hasta el Triásico Superior, siendo los proterochámpsidos de Ischigualasto los últimos sobrevivientes. Estos a
nimales tenían el aspecto general de un cocodrilo con el cráneo muy aplastado, y de hecho durante mucho tiempo fueron considerados erróneamente como su antecesor directo. Hoy sabemos que esto no es así y ni siquiera son considerados dentro de los arcosaurios. Este parecido morfológico es un claro ejemplo de “convergencia evolutiva”, es decir cuando dos linajes no emparentados evolucionan originando las mismas adaptaciones para sobrevivir en ambientes similares. Los proterochámpsidos encontrados en Ischigualasto son:

Proterochamps
a barrionuevoi: Alcanzó un tamaño significativo, con un largo del cuerpo como el de un cocodrilo actual adulto. La cabeza era chata con la superficie dorsal ornamentada con protuberancias y con un tamaño proporcionalmente grande respecto al cuerpo. Proterochampsa fue descubierto a principios de la década del sesenta, siendo conocido solo por su cráneo. Recién en 1996 fue hallado el primer esqueleto completo (ver expedición 1996).



Chanaresuchus: Es un proterochámpsido más grác
il y pequeño que Proterochampsa, se pensaba que solo había vivido durante el Triásico Medio, pero en 1994 se encontró un ejemplar completo de Chanaresuchus en la Formación Ischigualasto. Al igual que el resto de los miembros de este grupo, Chanaresuchus tenía el cráneo bajo y hocico alargado, de menor tamaño que Proterochampsa pero es posible que haya tenido el mismo tipo de hábitat que el anterior, alimentándose de peces, pequeños anfibios y algún otro desprevenido animal que se acercase a la orilla.



ARCOSAURIOS


Los arcosaurios son un grupo que incluye a los cocodrilos, aves y todos sus ancestros. Dentro de los ancestros de las aves se encuentran todos los grupos de dinosaurios conocidos. Los arcosaurios aparecen en el Triásico Medio como un grupo de carn
ívoros terrestres que comienzan a competir con los cinodontes. Durante el Triásico Superior esta proporción se inclina a favor de los arcosaurios con la aparición de los primeros dinosaurios, siendo al final de esta época el grupo ampliamente dominante entre las faunas de depredadores y herbívoros. Ya en el Jurásico los arcosaurios, especialmente los dinosaurios, son el grupo de tetrápodos más importantes de las faunas conocidas. En Ischigualasto se han preservado los restos de una numerosa fauna de arcosaurios y pre-arcosaurios que vivieron durante el Triásico Superior, hace unos 230 millones de años, incluyendo los más antiguos restos de dinosaurios.

Dinosaurios


Los dinosaurios son un grupo de arcosaurio
s que incluye a las aves y a todos sus ancestros (ver cladograma y definición). Hasta hace poco tiempo se consideraba que los dinosaurios se habían extinguido sin dejar descendencia a fines del período Cretácico, es decir hace unos 65 millones de años. Pero en las últimas décadas a quedado prácticamente demostrado que los dinosaurios conviven con nosotros hoy en día, es decir que no todos se extinguieron. Algunos linajes de dinosaurios sobrevivieron la extinción de fines del Cretácico, nos referimos específicamente a las aves.

Los dinosaurios se dividen a grandes rasgos en dos grandes gru
pos, los saurisquios y los ornitisquios. Los dinosaurios ornitisquios originalmente recibieron su nombre por la forma de su pelvis, la que recuerda a la de las aves actuales, aunque paradójicamente no fue este grupo quien dio origen a las aves. Los ornitisquios fueron todos herbívoros, y se distinguen por la presencia de un hueso predentario, tendones osificados en la columna vertebral y la típica pelvis con el pubis dirigido hacia atrás.


Los dinosaurios de Ischigualasto


En Ischigualasto se han encontrado los fósiles de dinosaurios má
s antiguos y primitivos conocidos hasta el día de la fecha. Estos restos incluyen linajes pertenecientes en su gran mayoría a dinosaurios terópodos, aunque existe un solo registro muy fragmentario de un dinosaurio ornitisquio.



Frenguellisaurus ischigualastensis: El
dinosaurio depredador más grande conocido en Ischigualasto, llegando a un largo de 7 metros y un cráneo de 60 centímetros de largo. Hasta la fecha se ha descubierto un solo ejemplar, y no se descarta la posibilidad de que se trate de un Herrerasaurus adulto viejo.

Frenguellisaurus ischigualastensis

Eoraptor lunensis: Pequeño dinosaurio depredador de no más de 1,20 metros de largo, y de 35 centímetros hasta la pelvis. Fue descubierto en 1991, y desde entonces se han encontrado otros cuatro ejemplares. Este minúsculo dinosaurio terópodo se caracterizaba por sus dientes curvos y aserrados, con coronas escotadas en la base, miembros anteriores reducidos, largo cuello y huesos huecos. Eoraptor seguramente depredaba entre las crías de otros animales y sobre los pequeños cinodontes mamiferoides, aunque no es de descartarlo como un ocasional carroñero.

Eorraptor lunensis



Pisanosaurus mertii: Pequeño y grácil dinosa
urio onitisquio de un metro y medio de largo. Se lo conoce por un solo ejemplar incompleto descubierto a comienzos de la década del sesenta. Entre los huesos hallados se cuenta con parte de la mandíbula y el maxilar, además de huesos de las extremidades posteriores. Aunque los restos son muy fragmentarios, no dejan lugar a dudas en cuanto a la clasificación de Pisanosaurus como el dinosaurio ornitisquio más antiguo conocido en el mundo.

Pisanosaurus mertii en posición cuadrúpeda

Pisanosaurus mertii en posición bípeda

Cráneo de Pisanosaurus mertii

Panphagia protos : su nombre genérico proviene del griego " pan ": todo, y " phagein": el que come, o sea, " el que come ( de ) todo "; y el nombre específico fue dado por la posición... Este saurisquio sauropodomorfo primitivo - ancestro de los herbívoros cuadrúpedos -, medía 1,5 metros de largo, 30 cms de alto. Vivió en Período Triásico Tardío, hace 228 millones de años, en el Carniano. Fue hallado por Alcover y el paleontólogo Ricardo Martinez, en 2006. Se trata de un animal de transición, probablemente omnívoro, con dientes espatulados preparados para moler, no muy curvados, intermedios entre los de los carnívoros y los herbívoros, y adaptados para ( ) vegetales o carne.

Panphagia protos



Los antecesores de los cocodrilos

Durante el Triásico Medio los arcosaurios se div
ersificaron en varios grupos que culminarían con la evolución de los cocodrilos a fines del Triásico Superior. Estos animales eran en su gran mayoría carnívoros y algunos de ellos fueron los depredadores más importantes de su época. Todos ellos están unidos por un carácter en común, su tarso o talón de tipo cocodriliano. Esta característica une a animales tan diversos como los grandes rauisúchidos, gráciles depredadores como los poposáuridos o los acor azados aetosaurios.

Saurosuchus galilei: Este rauisúchido, fue proba
blemente el más grande depredador de su tiempo. Era cuadrúpedo y llegó a medir casi ocho metros de largo. Su cráneo estaba dotado de poderosos dientes aserruchados que le permitían cortar la carne de su presa con suma facilidad. Saurosuchus probablemente no fue un gran corredor ya que el diseño de sus miembros no estaba preparado para eso, esto lo convertía probablemente en un cazador de acecho. Tampoco se descarta que ante la ausencia de enemigos naturales pudo ocasionalmente arrebatar presas obtenidas por otros depredadores de menor porte.



Sillosuchus longicervix: Uno de los poposáuridos más avanzado que se conocen. Estos animales poseían un esqueleto muy grácil y livian
o, condición esta muy rara para un animal con tarso de cocodrilo. Posiblemente logró superar la condición cuadrúpeda de los demás precocodrilos. Sillosuchus seguramente fue lo suficientemente ágil y veloz como para competir con los dinosaurios herrerasáuridos. No se han encontrado hasta el momento especímenes completos, conociéndose solamente parte de la columna vertebral, pelvis y miembro posterior casi completo.

Sillosuchus longiservix

Venaticosuchus rusconii: Este animal es conocido solo por un fragmento anterior del cráneo. La forma curvada del hocico permitió asignarlo al grupo de los ornitosúchidos, grupo este muy bien representado en el Triásico Superior de Inglaterra. Este grupo de carnívoros cuadrúpedos no fue muy abundante en Ischigualasto.



Triasolestes romeri: Es el antecesor más cercano de los cocodrilos que vivió en el Período Triásico Tardío, en Ischigualasto. Poseía un esqueleto muy grácil, de andar cuadrúpedo y hábitos carnívoros. Su tamaño no superaba los cincuenta centímetros y su hábitat fue quizás el de predar pequeñas crias o huevos de otros animales.

Aetosauroides scagliai: Este es un integran
te del grupo de los aetosaurios, animales que poseían un escudo que le cubría el dorso, vientre y cabeza. Esta coraza formada por largas placas, lo protegían de los depredadores como lo hacen las mulitas o quirquinchos actuales. Los aetosaurios eran cuadrúpedos de un tamaño que oscilaba entre dos a tres metros. La dieta de estos animales no esta claramente est ablecida, siendo la de hábitos necrófagos la más aceptada. Fue hallado por Casamiquela en 1960. ( = Stagonolepis scagliai ) Vivió en el Período Triásico Tardío, a finales del Carniano.

Aetosauróides


Stagonolepis = Aetosauróides


Stagonolepis scagliai

Fasolasuchus tenax : se trata de un rauisúchido - muy similar al saurosuchus pero de mayor tamaño -, que vivió en el Período Triácico Tardío. Este depredador terrestre, medía entre 8 y 10 metros de largo. Fue hallado por el paleontólogo argentino José Bonaparte en 1981.



LOS RINCOSAURIOS

Los rincosaurios son los vertebrados más abun
dantes en la Formación Ischigualasto.

Poseían un cráneo ancho, alto y corto a modo de corazón, con una característica por demás notable que era la presencia de pico doble, formado por la continuaci
ón de la mandíbula inferior. Además se caracterizan por ser animales con una singular estructura para la masticación. Sus dientes formaban una batería dental o “placa” constituída por un gran número de diminutos dientes, los que cumplían la función de triturar la fibra de los vegetales que constituían su dieta.

Scaphonix sanjuanensis: El tamaño aproxima
do de un ejemplar adulto es comparable a la de un gran cerdo. De extremidades cortas, no debió ser un animal muy ágil y quizás, haya constituido la base de la pirámide nutricional de los carnívoros. Hasta el año 2001 no se habían encontrado señales de la forma de vida de estos reptiles. El descubrimiento de tres rincosaurios juveniles que habrían muerto juntos, hace suponer que eran gregarios y que los lazos fraternales se mantenían hasta que cada individuo pudiera valerse por sus propios medios.

Scaphonix sanjuanensis

ANFIBIOS

En Ischigualasto se preservaron anfibios laber
intodontes. Este nombre se debe a la estructura “laberíntica” que puede observarse en cortes transversales de sus dientes. Este tipo de anfibios primitivos son un grupo de tetrápodos que externamente nos recuerdan a los reptiles, aunque se diferencian de ellos por su dependencia con el medio acuático. Los laberintodontes se caracterizaban por ser animales de cráneo muy aplastado dorsalmente, con los ojos dispuestos en la parte superior, lo que les permitía observar a sus presas en la superficie del agua sin ser detectados. El cuerpo era alargado, con un cráneo muy grande comparado con el resto del cuerpo. Las extremidad es delanteras y traseras eran similares en largo y dispuestas a los lados del cuerpo. En Ischigualasto se han hallado dos especies, Pelorocephalus ischigualastensis y Promastodontosaurus bellmani.


Pelorocephalus ischigualastensis : su nombre genérico significa " cabeza monstruosa". Se trata de un género extinto de anfibios temnosóndilos tetrápodos primitivos, que vivió en el Período Cretácico Tardío. Su cráneo era triangular - o parabólico -, con numerosos dientes cónicos y duros, y sus grandes colmillos palatales, sugieren que se trataba de un depredador.

Cráneo de Pelorocephalus ischigualastensis



Pelerocephalus Ischigualastensis

Promastodonsaurus bellmani : su cuerpo tenía el largo de un cocodrilo adulto actual. Tenía una cabeza chata, con la superficie dorsal ornamentada con protuberancias, y de un tamaño proporcionalmente grande respecto al cuerpo.

Promastodontosaurus bellmani (cráneo)

Promastodonsaurus bellmani

4 comentarios:

El Noasaurus. dijo...

Muy buena entrada compadre! ;)

De Argentina dijo...

buena entrada, dos cosas:
1:El moschops no es un cinodonte
2: ¿Qué hace un protoceratops en panphagia?

MaTii dijo...

http://dinoworldofmatti.blogspot.com/

Veanlo.Gracias

Mario dijo...

Me interesa conocer acerca de estos animales prehistóricos y por eso cada vez que viajo a otra ciudad, me gusta intentar conocer museos con esta tematica. En este momento tengo Pasajes a Caracas para disfrutar del calor de dicha ciudad y espero que también pueda conocer interesantes museos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...